jueves, 19 de junio de 2008

óleo

1 comentario:

Abraxas Dall Domic dijo...

Ya no distingo los colores desde que sé que mis ojos no son más que deformación de la verdadera mirada.