domingo, 7 de agosto de 2011

Nuestra piel a pedazos

Monterrey está muerto, y no es que esta noche no haya encontrado nada que hacer, y es que uno a falta de quien amar de pronto reorganiza sus ideas. Los eventos se han cancelado, rogamos por un concierto, subimos de peso por pasar más tiempo en casa, nos está pasando eso de las ranas un hoya hirviendo, estamos dentro y las cosas se han ido calentando gradualmente que no podemos darnos cuenta que ya se no está cayendo la piel a pedazos, míranos y sabrás que tal vez estamos haciendo lo más sabio absorbiéndonos en trabajo y otras actividades en las cuales podamos enfocar nuestra energía e ignorar los pedazos de personas en la avenida con un narco-mensaje escrito con mala ortografía.

Ver a mis amigos estar pasándose a un bando u  otro, enlistándose en una guerra que por lo menos ellos vieron comenzar pero me da temor que la misma continúe hasta que los miembros hayan olvidado los motivos.

Nuevas organizaciones policiacas, carteles baratos, buenas ideas mal ejecutadas, y de pronto me siento como un cobarde cuando veo a hombres de mi edad orgullos de su placa y su 9 mm y unas ganas impresionantes de hacer las cosas bien.  Que hacemos nosotros que no somos tibios pero que solo sabemos hacer planes de marketing, poemas para las mujeres, pinturitas que no pueden cambiar tu manera de pensar y solo nos sabemos cinco acordes en la guitarra.

Me disculpo por tanto arte irresponsable, y les estoy hablando a ustedes que por bohemios nos pusimos a estudiar ciencias sociales. Vamos hacer lo único que podemos, escribir en un blog, ser buenas personas, hablar con pasión sobre la bondad de los hombres, no distraernos ni mirar para otro lado e intentar inspirar a los que sí pueden cambiar el mundo.

6 comentarios:

Eduardo Arredondo dijo...

Los muertos somos nosotros.

Adua Sofía dijo...

Me conmovió esta entrada. Ya antes me he pasado por el blog, pero sin mucha conciencia de causa. Yo vivo en Puebla, y todavía no nos llega el opresivo peso, aunque comienza a haber brotes.
No creo en muchas cosas, pero justo ahora me gustaría creer que les puedo mandar a ústedes esperanza envuelta en más de esas cosas inútiles llamada Arte y Literatura.
Aguantar el peso del estatismo y la falta de salidas... Respirar el oxígeno intoxicado de angustias...

Fer Martinez dijo...

Tu post me recordó la pelicula titanic, casi al final cuando los músicos no pueden hacer nada más que; música.

Rick dijo...

hola! me pregunto si podrías poner un enlace de mi pagina http://www.thecinemaonline.org, pero invisible, osea lo puedes poner del color del sidebar o el footer, no me importa donde lo pongas, lo unico que me interesa es que este el link aunque ni lo vean o visiten.
de antemano muchas gracias!!
cualquier duda puedes contactarme en mail@thecinemaonline.org

grielco dijo...

Me ha generado gran contradicción tu post, se te lee con facilidad, eso siempre se agradece, pero al conjeturar sobre la trascendencia del arte y sus lenguajes, versus los que podrian hacer algo por cambiar las cosas, me queda claro que lo que aparentemente no has visto o dejas de lado, es que es el arte el que al ser dejado de lado como forma de estructuración del sentido de ser, de los seres humanos, ha dejado la puerta abierta a que los hombres que no ven en el arte una forma de crecimiento, sino un simple suntuario para la entretención y los ratos de ocio. Cono ser vivo nadie es mas ni menos, pero si para hacer las cosas "bien" requieres de una 9 mm, hay algo que fayo hace rato... La capacidad de creer, de creer en los seres humanos, pues solo un inhumano supone que el poder se lo da un tiro en la cabeza de otro, no importa que este del lado de los benos o de los malos. Si los narcos promueven la droga de los quimicos. Los estados producen sus meta - drogas Tv, medios de prensa tendensiosos, etc. otras drogas que son legales y enriquecen tal cual a los narcos.

Alejandra Arévalo dijo...

chale...