martes, 6 de octubre de 2009

Los normales o Me duele el cuello de mirar el cielo

A veces te he pedido
que hables conmigo,
que se ausente la boca con arenas
y el silencio se quede recolectado
detrás del paladar de tus diablos.
Sé que la palabra no te es suficiente
compañero,
compañero de tardes y miércoles
compañero de letanías
naufragios,
bordes y pinturas.
Déjame la soledad de las nubes
que me moriré de memorias
de tristes y fiestas,
de llover por las manos,
de llorar por los dientes.
Pues nosotros, los normales
nos morimos de mirar las nubes,
esperar que llueva entre las manos
y el olor del cigarro nos despoje.

3 comentarios:

La Espanta Monstruos dijo...

adueñate de esto mas seguido ;)

Ángel L. M. dijo...

me gutaaaaaa

Memorias Educadas dijo...

Vuelve la Chiquita de las poesías tristes y bonitas!