lunes, 1 de diciembre de 2008

Sobre el jefe Z

Cuando llegué a esta ciudad me impresionó la manera en que la gente muere. Todo un espectáculo visual, pareciera que cada uno de aquellos se proponía morir de una manera inigualable y atroz. El primero en enterarse era el jefe del periódico local; decían que no dormía que se mantenía despierto esperando la noticia de un muerto, un atropellado en doble vía por cinco carros y un triciclo, un cuerpo incinerado por un experimento químico, un vagabundo mordido por los perros, un hombre que tragó vidrios en la cena. El jefe Z no dormía, permanecía impávido mientras comía, defecaba o cogía con su mujer y pensó: -“Mujer ahoga a su amante en bañera llena de vino tinto”… O “viuda negra asesina amante en bañera, le excitaba el vino tinto en la boca del fallecido”

El jefe Z no tenía escrúpulos y publicaba con desden y a destajo las noticias amarillentas que brotaban de un cerebro enfermo e imaginativo.

5 comentarios:

Lalo dijo...

fuck, esto ya tomó tintes politicos, de los Z no se habla chiquita

Ángel L. M. dijo...

hahaha
no
no hablen de ellos pq ellos hablan a mi casa =S
jajaja

E-ve-rar-do dijo...

me dan miedo los Z's ):

Beto dijo...

Goku

Palitroche dijo...

¡haré una genki dama!