domingo, 30 de noviembre de 2008

Uno pide silencio, calma, a uno le gusta escuchar ese agridulce sonido crocante cuando se nos rompe el corazón.

Jesús Torres
Noviembre del 2008

1 comentario:

Marcela dijo...

me gusta la palabra crocante, me suena a un término ardillesco o algo así