viernes, 9 de mayo de 2008

Cerezas

Sentí el sabor a cerezas en mi boca y sentí que te besaba de nuevo. Imaginé que te tenía entre mis brazos y disfruté con ese momento como si fuera realidad. Pero tus besos ni siquiera saben a cerezas. Tus besos no saben a cerezas.
¿Sabes a qué saben tus besos?
Es curioso que las personas con frecuencia no saben a qué saben sus propios besos.
¿Y es que cómo puede saber alguien a qué saben los besos ajenos si ni siquiera saben a qué saben los suyos?
Qué mundo tan desquiciado.

2 comentarios:

Abraxas Dall Domic dijo...

Quizá saben a lo que cres que saben...
No lo sé, se me da el suponer

Ángel L. M. dijo...

y los besos de mi amiga ali saben a halls de miel :P